08 mayo 2006

Chile y la libertad de expresión

Por: Marcel Claude

Recientemente, se celebró el día de la Libertad de Expresión, un derecho fundamental que no sólo tiene un poderoso impacto en la democracia, sino también implicancias en el desarrollo de cada país.

En Chile, esto se manifiesta en la hábil instalación de un discurso oficial que nos indica que el crecimiento económico es la fórmula para superar la pobreza y la desigualdad. Insistentemente, autoridades, centros de estudios, medios de comunicación y los llamados “expertos” enfatizan la necesidad de aumentar el Producto Interno Bruto para lograr el ansiado desarrollo. Como la economía crece de acuerdo a su interacción con los otros mercados, la urgencia de los Tratados de Libre Comercio también es un discurso recurrente. Se celebra con pomposos anuncios la firma de un TLC y sus negociadores se transforman en personajes dignos de admiración. El sistema genera así su propia autodescripción de lo importante y de lo secundario.

Lo cierto, es que el crecimiento económico no ha dado el resultado que nos han querido vender durante más de 30 años. El desempleo chileno no baja del 8%, esto considerando, los miles de empleos de miseria. Solo el 30% del empleo es considerado decente, según la OIT. Además, la desigualdad no ha disminuido. Hace 16 años, la diferencia entre el 5% más rico de la población y el 5% más pobre era de 110 veces, hoy es de 220, es decir, durante los gobiernos de la Concertación esta brecha se ha acrecentado. Sumemos a esta realidad que según el Servicio de Impuestos Internos, el 80% de los chilenos gana mensualmente menos de 350 mil pesos. La propia revista Capital, que no se caracteriza por tener una línea editorial muy progresista, informa en su Book de Estadísticas que el 90% de las familias en Chile no superan un ingreso per capita de 220 mil pesos.

Sin embargo, estos análisis y datos quedan excluidos de los medios de comunicación y el discurso oficial los omite. Si aparece una voz que los denuncie, que se atreva a desafiar a los tecnócratas que dominan el escenario mediático de las cifras y los pronósticos económicos, simplemente es silenciada en breve tiempo. Así, se nos hace creer que el crecimiento económico es la panacea para resolver los conflictos sociales que enfrenta Chile, pero lo concreto es que este dogma se ha desacredito hace mucho tiempo en el mundo entero.

No obstante, en nuestro país sigue instalado en el imaginario colectivo que el crecimiento económico debe ser el fin último de los ciudadanos, del gobierno y de los privados. Esto sucede porque en Chile no existe Libertad de Expresión, debido a la grotesca concentración de los medios de comunicación y al nulo acceso a la información pública.

El ejercicio informado de la Libertad de Expresión en Chile es necesario para que las visiones críticas a la actual estrategia de desarrollo chileno sean escuchadas. La concentración, la desigualdad, la devastación ambiental son advertidas por voces que carecen de la presencia y de la fuerza que poseen quienes sostienen el discurso oficial. Esos mismos que se nutren de los medios de comunicación que administran y de la información que maniatan y controlan.


* Marcel Claude es economista.

http://www.argenpress.info/nota.asp?num=030144

1 Comments:

At 12:32 a. m., Blogger best4chance said...

Looks nice! Awesome content. Good job guys.
»

 

Publicar un comentario

<< Home